Tenochtitlan fue la capital del Imperio Azteca y, antes de la llegada de los españoles, contaba con 15 millones de habitantes. La ciudad ostentaba pirámides de una arquitectura monumental. Su sociedad era jerarquizada, teniendo en el nivel más bajo del escalafón a los esclavos, y en el más alto al emperador. Entre sus prácticas religiosas, se incluían sacrificios de personas y animales que eran ofrendados a sus diversos dioses.

En 1519, Hernán Cortés llegó a México con un pequeño séquito de españoles, con la misión de la Conquista. Llevaron consigo el cristianismo y un sistema de mano de obra esclavizada que duró hasta 1829.

En 1810, se comenzó el movimiento por la lucha de la Independencia liderado por el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla. En 1822, México consiguió su independencia de España y se autoproclamó una república. Casi un siglo despúes, derivado del caos político del país, culminó con la aparición de fuerzas revolucionarias entre 1910 y 1921.

En 1929, luego de terminada la Revolución Mexicana, apareció el PRI (Partido Revolucionario Institucional) que gobernaría desde entonces de forma autoritaria.

En el año 2000, llegaría al poder el PAN (Partido Acción Nacional) partido de oposición, que gobernaría el país durante dos sexenios. En las elecciones presidenciales del año 2019, Andrés Manuel López Obrador del partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) se convertiría en el candidato más votado de la historia de México.