Canal de Panamá, la fascinante historia de su construcción

Canal de Panamá, la fascinante historia de su construcción

El Canal de Panamá representa uno de los desafíos más grandes que el hombre se ha planteado: la unión de dos mares separados por una densa y profunda masa de tierra para beneficio del comercio mundial. A continuación te contamos la historia de su construcción.

¿De quién fue la idea de construir un canal?

Vasco Núñez de Balboa fue la primera persona que vio en Centroamérica una oportunidad para activar una de las principales arterias comerciales del mundo. 

El 25 de septiembre de 1513, Balboa llegó a la costa atlántica de Panamá y comenzó a relacionarse con los locales. Ellos le hablaron de la existencia de “otro mar”. Se trataba del océano Pacífico; Balboa fue el primer europeo en conocer la costa pacífica. Este descubrimiento marcaría un hito en la historia del mundo.

Desde entonces, el estrecho de Panamá se convirtió en un paso habitual para los productos provenientes del Viejo Mundo. Por ejemplo, entre 1606 y 1739, se realizaron las Ferias de Portobello. Se trataba de un gran evento comercial en el que arribaron barcos con mercancías europeas (alimentos, piezas de cerámica, textiles) para venderlas en sus distintas colonias establecidas en América. 

Se usaban mulas de carga para trasladarlas de costa a costa a través del antiguo Camino Real de Cruces (que aún existe y se puede recorrer a pie).

De igual forma, este trayecto era usado para transportar los metales (oro y plata), extraídos principalmente de las vetas Perú y México, que serían enviados a Europa. 

Pero la travesía por este camino no era tarea fácil. Así la describió Gonzalo Fernández de Oviedo, cronista del Nuevo Mundo:

«Es muy áspero y de muchas sierras y cumbres muy dobladas, y de muchos valles y ríos, y bravas montañas y espesísimas arboledas. Y tan dificultoso de andar, que sin mucho trabajo no se puede hacer».

Gonzalo Fernández de Oviedo

Llegada del ferrocarril al istmo de Panamá

En 1832, durante el apogeo de la Fiebre del Oro en California existía una gran demanda que recobró el tránsito en el istmo. Estados Unidos vio una oportunidad de inversión en el extranjero y negoció con la Nueva Granada una concesión para construir una línea ferroviaria.

Luego de años de constantes desafíos, el primer viaje del tren se realizó en 1855. Contaba con un servicio para pasajeros que era el más costoso del mundo para el corto recorrido que ofrecía. Sin embargo, el ferrocarril sería una herramienta muy útil para la posterior construcción del Canal de Panamá. 

Primer intento por construir un canal

Para nadie era un secreto que un istmo que conectara dos mares era sinónimo de riqueza y progreso. Por lo anterior, la proyección de la construcción de una ruta interoceánica se volvió una obsesión para algunos países. 

En 1876, la Sociedad Geográfica de París realizó expediciones al istmo para determinar qué zona sería la más adecuada para llevar a cabo dicha obra. Al frente de la exploración estuvo Lucien N.B. Wyse, nieto de Lucien Bonaparte.

Finalmente, tras discutir la propuesta, el 20 de marzo de 1878, Francia y Colombia (del que Panamá formaba parte) firmaron el tratado Salgar-Wyse en el que se establecía que el país francés obtenía el derecho exclusivo para la construcción y explotación del canal por 99 años. 

En 1879 se llevó a cabo el Congreso Internacional de Estudios del Canal Interoceánico, celebrado en París. El evento tenía por objeto seleccionar entre 14 propuestas, la mejor ruta para la construcción del Canal, entre ellas se encontraban rutas en Nicaragua y México. Sin embargo, era más que bien sabido que la propuesta ya se había negociado con anticipación y que dicha reunión era para dar legitimidad al proyecto a nivel internacional para conseguir apoyo financiero.

A la reunión asistieron delegados de 25 países, entre ellos Estados Unidos, Francia, España, México, Guatemala. Se presentaron las propuestas, los asistentes votaron y ganó, sin sorpresas, la que consideraron la opción más factible: se construiría un canal a nivel del mar (sin esclusas) desde el Golfo de Limón hasta la Bahía de Panamá.

Un dato curioso es que de todos los votantes, solo uno había estado en Centroamérica: Pedro Sosa, panameño de nacimiento.

En el Congreso se anunció que la Compañía Universal del Canal Interoceánico de Panamá dirigida por el francés Ferdinand de Lesseps sería la responsable de la obra. 

Lesseps era una personalidad respetada y admirada por su audacia en la construcción del canal de Suez que conecta el Mar Mediterráneo con el Mar Rojo, lo que auguraba un gran éxito en la construcción del canal.

El Canal Francés, un fracaso anunciado

En el año 1880 comenzó la anhelada construcción del Canal de Panamá, sin embargo, los problemas no se hicieron esperar. 

Para empezar, no se habían sopesado las condiciones climáticas de Panamá. Las enfermedades tropicales (la malaria, la fiebre amarilla y el cólera) comenzaron a menoscabar la salud de los trabajadores.

Además, la falta de conocimiento del terreno, la mala administración de la compañía francesa y la corrupción terminaron por llevar el proyecto al fracaso. 

Así que, el 4 de febrero de 1889, la compañía francesa se fue a la bancarrota. Lesseps, y algunos miembros de su equipo, fueron acusados de fraude y sentenciados a cinco años de cárcel. Pena que no se les impuso debido a que para entonces ya había prescrito. 

Este triste episodio fue conocido en Francia como “El Caso de Panamá”

El Canal Estadounidense

El presidente Theodore Roosevelt tenía claro que para que Estados Unidos se mantuviera al frente como potencia mundial, debía tener poder sobre los mares. Es así como durante su gobierno visualizó a su país como líder del Canal interocéanico. 

En 1902 logró obtener los bienes y la concesión de la compañía francesa. Pero antes, debía llegar a un acuerdo con Colombia para que les autorizara terminar la obra de los franceses, si no el gobierno de Roosevelt optaría por la ruta de Nicaragua, que consideraban más viable. 

En 1903, Colombia y Estados Unidos firmaron el Tratado Herrán-Hay, no obstante, el gobierno colombiano lo rechazó poco después ya que consideró que se debilitaría su soberanía y no obtendrían las ganancias esperadas.

1903: Año de la reactivación del proyecto del Canal

El 3 de noviembre de 1903, con apoyo del gobierno del presidente Roosevelt, declaró su independencia de Colombia. Estados Unidos estaba listo para negociar con la nueva república. Se firmó el Tratado Hay-Bunau-Varilla en el que Panamá le otorgaba la concesión del canal a perpetuidad y la soberanía sobre el uso de una zona de 10 millas de ancho.

Portada del Harper’s Weekly de 1905 que ilustra el reto de enfrentar a la fiebre amarilla en Panamá.

El 4 de mayo de 1904, Estados Unidos envió a Panamá a un equipo de sanidad, entre el cual se encontraba el doctor William Crawford, con la misión de investigar y erradicar el mosquito transmisor de la fiebre amarilla, y que tantas bajas había causado a los franceses. También se hicieron esfuerzos para luchar contra la malaria. 

El equipo médico instaló mallas en las ventanas y puertas de las casas panameñas, abasteció de agua potable a la población y fumigó de casa en casa cada cierto tiempo. De esta manera se erradicó la fiebre amarilla del istmo. Con esto, la reactivación de los trabajos de construcción del canal era un hecho.

Asimismo, se mandó traer equipo y maquinaría que sustituyó el de los franceses. A este respecto, el ingeniero John F. Stevens, encargado ahora de la continuación de la construcción del canal, dijo esto sobre la situación que se encontró:

“No es mi intención criticar a los franceses, pero no puedo concebir cómo hicieron el trabajo que hicieron con el equipo con que contaban”.

John F. Stevens

Pero el cambio más trascendental que se realizó durante este periodo y que, sin duda, aseguró el éxito de esta nueva etapa de construcción, fue la decisión de hacer un canal de esclusas.

Según Stevens, el canal a nivel era “una propuesta totalmente insostenible, una obra irrealizable”. Además, la planificación y la logística que lideró Stevens también ayudaron al éxito del proyecto.

Se comenzó con la reubicación de los poblados de Ahorca Lagarto, Barbacoas, Caimito, Matachín, Bailamonos, Santa Cruz, Cruz de Juan Gallego y Cruces; ubicados en lo que hoy es el Lago Gatún.

En aquel tiempo llegó a considerarse como el lago artificial más grande del mundo. Con su creación, se aseguró la navegación segura de los buques, y con las esclusas, se definieron desde entonces el número de barcos que podrían pasar por día. 

En abril de 1907, Stevens renunció por causas personales y, en su lugar, entró el coronel George W. Goethals, quien junto con David DuBose Gaillard, llegó a resolver el gran desafío del Corte de Culebra.

Sobre la marcha, se realizaron modificaciones al diseño, por ejemplo, el ancho del fondo del cauce del canal fue ampliado de 200 a 300 pies; también el tamaño de las esclusas fueron ajustadas de 95 a 110 pies. 

Uno de los problemas a enfrentar era la falta de fuerza trabajadora, por lo que se realizó un reclutamiento internacional. Se unieron al proyecto: 19,900 personas de la Isla de Barbados y 7,500 personas de las Islas de Martinica y Guadalupe. 

El 26 de marzo de 1913, en la Zona del Canal se encontraban trabajando unos 44,733 obreros. Este fue el número máximo que alcanzó la planilla de trabajadores en toda su historia.  

Inauguración del Canal de Panamá

Finalmente, el 7 de enero de 1914, la grúa flotante llamada “Alexander La Valle” atravesó el canal, convirtiéndose en el primer barco en cruzarlo. Pero la inauguración del Canal de Panamá se realizó oficialmente el 15 de agosto de 1914 con el tránsito del barco de vapor “SS Ancón”. 

El 15 de agosto de 1914, el barco de vapor “SS Ancón”, inauguró el Canal de Panamá.
El 15 de agosto de 1914, el barco de vapor “SS Ancón”, inauguró el Canal de Panamá. 

La entrega del Canal a Panamá

El 7 de septiembre de 1977 se firmaron los Tratados Torrijos-Carter con los cuales se iniciaba una transición de 20 años para el control total de Panamá. Finalmente, en el mediodía del 31 de diciembre de 1999, la República de Panamá asumió la responsabilidad total de la administración del Canal. 

Extra

Material de consulta

-Si quieres saber más sobre el antiguo Camino de Cruces, artículo de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero. 
-Lee más sobre el Canal Francés, artículo del sitio oficial del Canal de Panamá.
-Lee más sobre el Congreso Internacional para Estudios del Canal Interoceánico.
-Consulta el artículo Un sueño de siglos: El Canal de Panamá de Celestino Andrés Araúz.
Imágenes antiguas de la construcción del Canal en la página de Panamá Vieja Escuela. 

Historia breve

Somos un grupo de periodistas amantes de la historia. A través de este sitio queremos divulgar información de calidad a las generaciones actuales y futuras. Para la redacción de nuestro contenido nos basamos en fuentes fiables y de fácil acceso para una consulta más profunda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *