Descubre por qué María Remedios del Valle sigue siendo un ícono del feminismo y las comunidades afrodescendientes en Argentina. Desde sus hazañas militares, hasta su pensamiento y su apariencia física, la vida de la Capitana es todavía una historia en proceso de descubrimiento. Conoce más.

¿Quién fue María Remedios del Valle? Algunos pedacitos de su vida

El nacimiento de María Remedios del Valle se remonta al año 1766, aunque otros medios indican que pudo haber nacido en 1767, en Buenos Aires. Esta imprecisión, por insignificante que parezca, ya nos adelanta una seria complejidad sobre su reconstrucción histórica: no hay suficiente información que brinde un panorama detallado sobre su vida, ni siquiera sobre su apariencia, de la que solamente existen retratos aproximados.

Por lo tanto, solo podemos referirnos a ella a partir de testimonios y algunos documentos escritos que acreditan su participación en numerosas batallas y misiones realizadas durante una de las épocas más tumultuosas de la actual Argentina y el continente latinoamericano: las revoluciones de independencia en 1810, momento en el que Remedios del Valle contaba con aproximadamente 43 años.

Originalmente conocida por algunos militares como la ‘parda María[1] (por su color de piel y el sistema de castas de la época), Remedios del Valle se enlistó en la rebelión organizada contra la invasión inglesa en 1806 junto con su familia, conformada por su marido y sus dos hijos.[2] Posteriormente, se registró su participación en una de las primeras expediciones del Ejército del Norte hacia el Alto Perú, donde se suscitaron algunas de las batallas más importantes en el marco de la independencia de la Corona española.

Lamentablemente, su marido y sus dos hijos murieron en combate, por lo que Remedios del Valle se vio obligada a enfrentarse sola a continuas muestras de rechazo y discriminación no solo por su condición de mujer, sino también por su condición étnica y socioeconómica. No obstante, y pese a la inicial reticencia del capitán Manuel Belgrano –quien no aprobaba la incorporación de mujeres en los ejércitos–, Remedios del Valle se desempeñó de manera excepcional como una infatigable auxiliar de sus compañeros de contienda en batallas como la de Huaqui, la de Vilcapugio y la de Ayohuma en 1813.

Batallas de Vilcapugio y Ayohuma (1813) en las que María Remedios del Valle tuvo una participación excepcional.

Méritos militares y su reconocimiento como “Madre de la Patria”

Algunos de los otros servicios patrióticos por los que Remedios del Valle fue conocida y distinguida con rangos militares de alto mando consistieron en su asistencia a heridos en las primeras líneas de batalla, así como su alternada actuación como combatiente contra las fuerzas enemigas, acciones que le concedieron su reconocImiento como “Madre de la Patria” entre los soldados rasos del Ejército.[3]

Posteriormente, se ganó el título de Capitana; nombramiento que fue otorgado por el mismo Belgrano, luego de haber presenciado el empeño con el que María Remedios apoyaba a los combatientes. Además, durante el periodo en que la Madre de la Patria estuvo presa tras la derrota de la batalla de Ayohuma contra los realistas, esta ayudó a escapar a varios de sus compañeros, lo que le costó una sentencia de nueve días de flagelación pública.[4]

Una vez que logró escapar regresó a las tropas para continuar desempeñando sus funciones habituales dentro del Ejército, en el que se dice que estuvo incorporada hasta que terminó la guerra. A partir de este momento, los detalles sobre su vida se volvieron cada vez más difusos, ya que aún se sabe poco sobre los motivos que la llevaron a un desafortunado desenlace.

Últimos años de vida y una pizca de esperanza

María Remedios del Valle logró vivir muchos años y llegar a la vejez; sin embargo, se vio envuelta en dificultades, pues exsoldados revelaron que, después de la guerra, la Madre de la Patria se encontró deambulando por las calles de Buenos Aires y viviendo de limosnas.

Se conoce que durante 1826 solicitó una pensión por sus servicios a la patria, así como por sus familiares fallecidos, pero fue hasta un año después, en 1827, que logró recibir un sueldo como Capitana de infantería y se le otorgó el grado de Sargento Mayor de Caballería.[5]

Esto se debió en gran medida por el testimonio del general Juan José Viamonte, quien reconoció a Remedios del Valle a través de las múltiples cicatrices que la guerra dejó en su cuerpo y corroboró ante las autoridades de la época su identidad como capitana y compañera de batalla distinguida. Desde 1836 hasta 1847, año de su muerte, apareció en las listas del Ejército con el nombre de Remedios Rosas.[6]

¿Por qué es importante conocer la historia de María Remedios del Valle?

No es cosa común hablar de mujeres en contextos políticos y revolucionarios del siglo XIX y mucho menos, de la participación de mujeres afrodescendientes en luchas de trascendencia histórica. Por lo tanto, relatos como la historia de vida de María Remedios del Valle pueden llegar a parecernos impresionantes una vez que los reflexionamos desde nuestro presente, caracterizado por la apertura de espacios que buscan brindar cada vez más inclusión, respeto y visibilidad.

La época que le tocó vivir a quien hoy en día se le conoce como la Madre de la Patria no solo fue compleja por tratarse de un periodo políticamente agitado, sino porque los espacios en los que se desenvolvió esta figura histórica no eran comunes para las mujeres y mucho menos para aquellas con descendencia africana, como fue el caso particular que aquí revisamos.

Más allá de un relato de vida que, sin duda alguna, puede parecernos loable, el acercamiento a la historia de la capitana María Remedios del Valle nos invita a hacernos muchas preguntas acerca de la historia misma de Argentina, la construcción de los Estados-Nación y el lugar que en ese proceso tomaron no solo los actores políticos más conocidos, sino también las minorías; es decir, las mujeres, los afroamericanos, los esclavos, los pobres, entre otros.

Además, su historia nos permite conocer los detalles de un ejemplo excepcional de estereotipos que lograron romperse en la historia militar de Argentina, pues a diferencia de otros nombres que aún debemos rescatar de los escombros de la memoria, el nombre de María Remedios del Valle, su vida y sus acciones han sido respaldados por diversos grupos sociales que se han negado a borrarla de la memoria política y social argentina a través de las décadas, especialmente en la época contemporánea.

Hacia un rescate perpetuo de su memoria

Hay por lo menos cuatro rutas que nos permiten acceder a cada vez más información sobre la vida de esta figura histórica argentina. Una de estas es a través del gobierno de Argentina que, aunque desde una perspectiva exclusivamente patriótica, hoy en día ofrece mayor divulgación sobre María Remedios del Valle y el papel que ocupó durante la revolución de independencia.

Por otro lado, está también la comunidad feminista argentina, quienes se han encargado de reivindicar el valor de María Remedios como un símbolo que manifiesta la importancia que las mujeres han llegado a representar en procesos históricos complejos, como lo fue la revolución de independencia.

Asimismo, cabe destacar que algunos miembros del movimiento afrodescendiente en Argentina y Latinoamérica han mostrado su interés en recuperar la historia de María Remedios, al tratarse de una figura significativa para ilustrar la lucha persistente por la igualdad de derechos y la búsqueda de intervención en espacios ocupados por clases privilegiadas

Finalmente, un acercamiento más especializado a María Remedios del Valle puede hacerse a través de la consulta de material periodístico y académico, cuyos expositores han logrado que la biografía de María Remedios continúe actualizándose y alcanzando nuevos sitios de reflexión social.  


[1] Natalia Giglietti y Mariel Ciafardo, “La invención de un rostro. El encargo de retratos de María Remedios del Valle”, 8º Jornadas de Investigación en Disciplinas Artísticas y Proyectuales (JIDAP), Universidad Nacional de la Plata, octubre de 2016, p. 1. ISBN 978-950-34-1376-0.

[2] Hasta el momento las identidades del esposo de María Remedios del Valle y sus dos hijos siguen siendo desconocidas.

[3] Francisco Augusto Brepe, “Capitana Remedios del Valle. Concurrencias y divergencias en los procesos reivindicativos en torno a la figura de la madre de la patria”, Temas de Mujeres. Revista del CEHIM. Año 16, no. 16, Nueva Época, 2020, p. 5-15. ISSN 1668-8600.

[4] María de Lourdes Ghidoli, “Retratos de María Remedios del Valle”, Caiana, no. 16, primer semestre, Buenos Aires, Argentina, 2020, p. 32. ISSN 2313-9242.

[5] Ibíd., p. 33.

[6] Ibíd., p. 33.